Hoy por la tarde encontré un excelente artículo en LinkedIn sobre lo que hacemos y como nos impacta.

Mientras leía, las palabras calaban: ¡todo era cierto! Tristemente no siempre nos damos cuenta que nuestra vida es finita y actuamos como si fuéramos amos del tiempo, pensando que tenemos la eternidad para realizar esos proyectos y sueños empolvados.

Ese mismo artículo enlaza a otro en donde las cosas se ponen más en perspectiva: ¡tu vida entera en semanas! (Aquí la mía)

Al menos a mi me cambia la perspectiva. Tal vez una nueva forma de motivación para hacer ajustes o crear nuevos hábitos, buscar nuevas oportunidades e imaginar nuevos retos. Para mantenerme hambriento y alocado.

Y tu, ¿cuantas semanas más usarás para decidirte a empezar tus proyectos?

Ahí te la dejo... una reflexión de año nuevo más filosófica que técnica.